Un minuto con un pensamiento negativo te deja ‘tocado’ durante 6 horas

  •  Las personas que meditan diariamente muestran emociones más positivas que las que no lo hacen

un minuto de pensamiento negativo

Es habitual escuchar que hay que ser positivos, que tenemos que fijarnos en el lado alegre y amable de las cosas y centrar nuestra atención en lo que queremos conseguir. Es mucho más que mostrar una actitud optimista; es una forma de ser y de comportarse, de crear una autoestima y un valor real en la vida personal y profesional que dure más que una simple sonrisa. Esto es lo que dice la teoría pero la práctica no siempre es sencilla.

Decenas de noticias desalentadoras que nos bombean diariamente, millones de personas sin trabajo, víctimas de conflictos variados y muchos otros sucesos contribuyen a alimentarnos de calamidades, negatividad y un futuro lleno de negrura. A esto hay que añadir los familiares y amigos, que muchas veces sin quererlo nos arrancan los hilos de esperanza que necesitamos para tejer nuestros proyectos y sueños.

Tener una enfermedad es una realidad a la que los ciudadanos atribuyen una connotación trágica y negativa pero lo que muchos no saben es que hay una conexión directa entre mente y cuerpo y que los pensamientos negativos son la primera fase para perder un estado óptimo de salud . La investigación ha demostrado que un minuto con un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario ‘tocado’ durante seis horas.

Todo comienza en la mente. Las emociones negativas producen cambios en el cerebro, como lesiones de las neuronas de la memoria y del aprendizaje, y lo programan para hacer una acción específica. Es decir, hacen que la persona limite sus pensamientos y se fije en una opción determinada cuando en realidad hay otras posibilidades. Las emociones negativas como el miedo o la ira hacen que el cerebro ignore el mundo exterior y que vea la realidad con un prisma de negatividad, aunque esto sea sólo una visión subjetiva. Vemos lo que somos y si somos negativos sólo veremos opciones negativas. La mejor forma de que nos pasen cosas negativas es pensar de forma negativa. Ya lo dice la física cuántica: los pensamientos crean nuestra realidad. Creamos nuestra realidad a través de las vibraciones que enviamos y estas vibraciones son el resultado de los pensamientos que tenemos y en los que nos centramos. Tan fácil y a la vez tan difícil como eso.

Hay que dar la vuelta a la tortilla y prestar atención a otros puntos que no sean los pensamientos negativos, como la respiración. La meditación también es una herramienta recomendable. Se ha demostrado que las personas que meditan diariamente muestran emociones más positivas y desarrollan más habilidades que las que no lo hacen.

A medida que vamos dejando entrar en nuestra vida emociones positivas, como la alegría o la felicidad, iremos abriendo nuestra mente y podremos ir adquiriendo nuevos recursos que nos aportarán valor a largo plazo. Y hace falta que no dejemos de hacernos preguntas como ‘qué tipo de pensamientos tengo a lo largo del día?’ o ‘de quien depende realmente que piense esto?

 Artículo nuestro escrito por Sílvia Guinart y publicado en el periódico escrito NEWTIME

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s